hoy debería ser un día especial

1 04 2008

Pero no lo ha sido. Una vez más, no hemos conseguido que lo fuera. Tal vez no nos han dejado. Tal vez hemos sido nosotros. Seguramente todas las señales eran malas, pero no les hicimos caso. Ya hace cuatro años que rompí un espejo y, al menos, ya sólo me quedan tres años de mala suerte. Puede que entonces todo sea más fácil. O puede que para entonces sigamos siendo igual de tontos. Y he aquí la confirmación de todas mis teorías:

“Me da la impresión de que si pones la música (y los libros posiblemente y el cine, y teatro, y las cosas que tienen sentimiento y te hacen sentir) en el centro de tu ser, no podrás aclarar ni en broma tu vida amorosa; no podrás pensar en esa vida amorosa como quien piensa en un producto acabado. (….) A lo mejor es que todos vivimos la vida a una intensidad excesivamente alta, al menos los que nos pasamos todo el día entero absorbiendo cosas de alta carga emocional, y es consecuencia lógica que no podamos sentirnos meramente contentos: tenemos que ser infelices.”

Alta Fidelidad, Nick Hornby.

PD. Me comprometo a escribir algo positivo mañana. Aunque tenga que recurrir a El Principito o a Muchachada Nui otra vez (dos grandes filosofías de la vida, jajaja).

Anuncios

Acciones

Information

9 responses

1 04 2008
Caminante

¿y porqué proponerse pensar en el amor? ¿porqué proponerse aclarar -aunque se en broma- la vida amorosa? Cada vez que alguien supersticioso dice que da mala suerte romper un espejo, rompo uno con el puño.

Hay muchas cosas, incluso interesantes, que proponerse en pensar.

Un Saludo.

1 04 2008
caoticainma

No soy supersticiosa. Sólo que un espejo se me rompió en un día clave de mi vida y me hace “gracia”, por decirlo de alguna manera, ese signo. Justo al año siguiente, acabé en urgencias y, el mismo día, un año después fui a un concierto para el que habían vendido entradas falsas y que no existía. Y este año, otra vez… estaba claro que tenía que pasar algo más que el hecho de que no pasara nada. Empiezo a trabajar, después de bastante tiempo de inactividad (o perreo, jaja), y se me inflaman los ganglios del cuello (algo que nunca me había pasado) y casi 38º de fiebre. Dios!! ¿Pero qué pasa? Y no soy supersticiosa… pero coño, qué mala suerte tengo, ¿no?

Además llevo dos cumpleaños que nada más salir de casa se me cruza un gato negro. Es para pensarse que hay cosas raras…jajaja.

Y bueno, pensar, lo que se dice pensar en el amor, no pienso mucho, más bien divago y me rallo yo sola… de todas formas, ¿hay alguien en este mundo que nunca piense en el amor? ¿o en el sentido de la vida en general? ¿en la felicidad? No sé, a mí se me hace imposible.

1 04 2008
Marcela

Tampoco soy supersticiosa, soy como el Caminante, que cuando alguien dice que pasar bajo unas escalas de madera es de mala suerte, con más ganas lo hago. Pienso que creer en ese tipo de cosas es un intento que hacen las personas para volverse la vida amarga. Una amiga piensa que todos lo años que terminan en 5 son malos, como 1995 o 2005 y lo será para ella seguramente el 2015 pero porque ella se lo buscará.

Si hay que pensar, pero no sólo en el amor, hay muchas cosas que tiene la vida en juego como para detenerlos en una sola.

Gracias por la recomendación del libro. Seguiré pasando por acá, saludos.

1 04 2008
caoticainma

Sí, si ninguno somos supersticiosos, pero la mayoría leemos los horóscopos aunque sea para reirnos. Lo del espejo era una chorrada, sólo era un ejemplo, una casualidad que me pasó… Pero creo que no me habeis entendido, jo… supongo que es una entrada demasiado personal como para entenderla.

Bueno, besitos y mil gracias leerme y escribir.

2 04 2008
elvira84

Vecina!! yo si te entiendo!! (y ya te puedo leer ;)…) A ver, yo tampoco soy superticiosa, ni religiosa… soy muy pocas cosas, la verdad. Pero tanto los creyentes como los supersticiosos, tienen algo en común: ese algo en lo que creen les ayuda a sentirse mejor, más seguros, más protegidos.

Un ejemplo: yo ayer, iba buscando “señales” por todas partes, y no las encontraba positivas… las gafas se me cayeron al suelo, me entró jabon en los ojos… E intentando luchar contra eso que parecía el destino, me puse mis bragas favoritas (siento hacer este tipo de comentarios en tu blog…), toqué a mi ranita de la suerte antes de irme, etc.

Lo que te quiero decir es eso: que no hago esto todos los días, pero ayer me sentía especialmente insegura y estaba cagada por si algo salía mal, y encima ocurrían cosas como lo de las gafas que eran todo un mal presagio, por eso yo hacía otras cosas como lo de la ranita… Pensado en frío no tiene lógica, pero si no lo hubiera hecho, habría ido a la operación pensando que algo iba a salir mal y, sólo por eso, habría tenido más posibilidades de que hubiera ido mal.

Asi que ya sabes, te quiero con bragas favoritas y ranas de la suerte hasta que se enderece un poco la cosa… jejeje!

Que tengas un buen día, vecinilla!

2 04 2008
Caminante

caoticainma, la magia de las palabras es que cada cual se las lleva a su terreno. Cuando alguien escribe algo muy personal, una mirada ajena la interpreta de otra manera, pero… ¿no es eso acaso bonito? 😉

Un Saludo.

pd. no leo los horóscopos.

2 04 2008
caoticainma

Sí, la verdad es que me hace gracia que algo de lo que escriba yo le haga pensar a alguien que ni conozco, que lo interprete a su manera.

Elvi, me alegro de que ya veas. Yo estoy en casa porque no he podido ir a trabajar… me he pasado toda la noche con casi 39º de fiebre. Ya he dejado de ser una persona normal, jajaja. Sólo me ha durado un día. Y lo de las bragas favoritas también lo hago. jajaja

Besotes

24 06 2008
yoshimi4u

Me encanta lo que has escrito. Espero q tu suerte mejore! Pero la cita q tienes del Principito me ha acompazado desde los 7-8 años, cuando vi la peli y creo q es muy cierto. La magia, la intensidad, que vivimos con el arte (la música, la literatura…) es posible también en las relaciones, pero si queremos que sea así debemos darnos cuenta de que son procesos altamente ritualizados que requieren su tiempo. Como decía el zorro del Ppito, se están perdiendo los ritos (y no me refiero a clichés como música de violines y tal, que conste) y con ellos la intensidad, la espera, la distancia, construir al Otro (y no sólo en el amor eh?) y, sobre todo, crear la propia vida, verla de manera distinta e incluso artística, con la felicidad y la intensidad emocional que te da cualquier tipo de arte q te guste.

25 06 2008
caoticainma

Qué razón tienes… No sé qué nos pasa, que lo tenemos todo, pero no encontramos la felicidad. Tal vez nos hayan enseñado a desear siempre más y no somos capaces de ser felices con lo que tenemos, siempre esperamos una vida mejor sin ser capaces de construirnos. El arte creo que nos ayuda a encontrar la intensidad de nuestra vida, pero a veces también hace que todo se nos remueva por dentro y vivamos a trompicones, llenos de altibajos. Tendremos que darle el tiempo a esos ritos…

Un saludo!! Y gracias por escribir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: