agua gris

31 05 2008

“Trato de encontrar una salida
Pero no recuerdo ni por dónde hemos entrado aquí
Y contemplo junto a mí el cadaver del que fui,
Según tú, en una ocasión
Y es la mancha de humedad la de la herida mortal
Impregnada en el colchón
Y ahora que te oigo llorar
En lugar de ir hacia a ti me vuelvo a anestesiar
Y me limito a subir el volumen del televisor
O me concentro en recordar para no pensar en ti
Que tendría que llamar que alguien venga a reparar
La gotera de una puta vez
Que ya cansé de recoger litros de agua gris
Gris como un metal que un día relució y que ahora es suciedad
¿Cómo se hace para amar lo que quise despreciar ya una y mil veces?”

Ocho y medio, Nacho Vegas





Buscando una luna

30 05 2008

No sucede nada. No sucede nada, pero tal vez eso sea peor que el que suceda algo. Cada día me estoy haciendo una coraza más fuerte que no deje pasar todas las cosas que me hierven dentro, pero no deja de dolerme el pecho. Tal vez de tanto gastar fuerzas para hacer más dura mi coraza, por dentro me estoy haciendo cada vez más débil. Es más fácil hacer como si no pasara nada. Pero siempre pasa algo. Y siempre está ahí dentro lo mismo. El mismo dolor.

Pero no pasa nada, “que ha sido un momentito sólo de bajada, que aquí no pasa nada”. A veces los momentitos duran más de lo que uno espera. Pero siempre hay que evadirse. Volver a buscarse. Volver a reinventarse. Me queda tan poco tiempo aquí que no sé dónde estoy. Otra vez vuelve la incertidumbre. Y ese momento en el que todo puede salir muy bien o muy mal. No hay un posible término medio. Tal vez así se rompa mi apatía, mi coraza. Y deje de estar en medio de ningún lugar. Pero hasta que ese momento llegue aún queda demasiado tiempo de aguantarme a mí misma en este lugar. Con esta especie de actitud de ir tirando por inercia (para lo que queda, habrá que seguir). Pero a veces cuando no sucede nada, me canso de mí.


 

“Sucede que me canso de ser hombre,
sucede que me canso de mi piel y de mi cara”

Sucede, Extremoduro  (el link lleva sorpresa)





vamos tirando

28 05 2008


Sí, fue un “tocado y hundido”. Y sigo intentando salir a flote… Ahora jugamos a pensar que algún día todo irá bien. Que estamos bien. Pero de repente llega la tormenta. Y nos volvemos a hundir. Y allí, en el fondo, encontramos de todo… todas las cosas que nos han hecho tanto daño. Pero conseguimos sobrevivir, poco a poco. A base de engaños… Pensando que estamos bien siendo conscientes de que no llegaremos a ningún lado. Pero a veces engañarse ayuda a sobrevivir. La realidad siempre duele, por eso preferimos contárnosla a nuestra manera. Todos somos felices hasta que se demuestre lo contrario.

Nadie dijo que la felicidad fuera la ausencia de problemas. Pero nosotros nos lo creemos. Tenemos que sobrevivir de alguna forma.

Como si todo esto sirviera para algo… Seguimos caminando.





vidas

20 05 2008

Pierdo tanto tiempo inventando otras vidas, que se me olvida gastar esta…





en los vértices del tiempo

18 05 2008

Siempre ha sido mi habitación. Mis recuerdos. Mi yo. Mi vida. El cajón en el que escondo recuerdos de hace demasiados años. De otros días. Últimamente se me abren puertas al escuchar esa música que marcaba el paso del tiempo de los momentos de mi vida. Hoy es otra noche tirada en mi cama,  escuchando. Escuchándome. Hoy he vuelto a los secretos de mi infancia, sin saber cómo. Me he vuelto a emocionar sin más. Estaba dormida. Y me gusta emocionarme, despertar. No quiero seguir durmiendo. Aunque sea melancolía quien me despierte.

Tenía sonidos olvidados. Esas voces que me desvelaban entre sueños…. Esas voces que he imaginado cuando no debía pensar. Tal vez ahora no esté donde debiera estar. O tal vez no debiera estar donde quisiera. Tal vez debería volver a ella sin pensar.

Seguramente toca volver atrás y empezar. Muy atrás. Antes de todo. Cuando vivía en mi habitación. Conmigo. En mi cajón.

 

PD. El vídeo se ve mal, el sonido no es el mejor… pero hay veces que la calidad técnica pasa completamente desapercibida.





mi parte del camino la haré a pie

16 05 2008

“Recuerdo las promesas que el tiempo borró,
tu parte del camino la haré yo.
Paremos un momento: quiero oir
la lluvia que empieza a caer.
En este viernes negro ha de llover,
las nubes nos consolarán.”

El último de la fila, “Bailarás como un indio





las verdaderas filosofías de la vida

11 05 2008

Lewis CarrollHe aquí un poco de la sabiduría de los niños y niñas, la verdadera sabiduría que vamos perdiendo con el paso de los años. Son algunos fragmentos sacados del libro “Frases célebres de niños. El hormiguero”.

Celia, 3 años:
Celia quería jugar con su primo a cuentos de princesas, pero él no quería ser príncipe, ni caballero, ni nada, así que ella muy enfadada le dijo: «Vale, sé tu mismo y abúrrete».

Daniela, 3 años y 6 meses:
Daniela le preguntó a su tía: «¿Dios está en las nubes?». Su tía le contestó: «Sí, claro. Dios está en las nubes». Acto seguido le preguntó la niña: «¿Y cuándo va a bajar a conocerme?».

José, 8 años:
Estando de viaje, José le preguntó a su padre: Papá, ¿yo dónde me voy a morir?». Su padre le contestó: «Eso no lo sabemos, pero ¿por qué lo preguntas?».Y el niño respondió: «Para no ir nunca».

Manu, 7 años:
El padre de Manu le hizo una sopa para cenar y le dijo: «Cómetelo, que está muy rico». El niño tomó dos cucharadas y le contestó: «Papi, tú y yo tenemos gustos distintos».

Eva, 6 años:
El padre de Eva le preguntó: «¿Tienes ganas de que empiece el colegio?». La niña le respondió: «No». «¿Y por qué?», insistió su padre. Y Eva le dijo: «Porque nos ponen deberes y luego ni nos pagan ni nada».

Gonzalo, 2 años y 6 meses:
Un día le preguntaron a Gonzalo: «¿Qué quieres ser de mayor?». El niño, muy enfadado, respondió: «Lo que no quiero ser es gente».