aburrimiento

30 06 2008

Hoy es uno de esos días en los que tengo pequeñas cosas que hacer, pero ninguna es lo suficientemente importante como para salir de casa. Ninguna que me haga vestirme y salir al calor de la calle. Podría ir a comprar tinta para la impresora y empezar algunos trámites burocráticos que sólo sirven para hacernos perder el tiempo. Incluso podría comprobar si ya hay rebajas en las tiendas y buscar de una vez el vestido para el que llevo diciendo que voy a adelgazar todo el año (cosa que no he conseguido, claro, jaja).

Me levanté productiva esta mañana aunque no conseguí resolver nada de lo que quería. Desde que acabé los exámenes madrugo para perder el tiempo. Y esta tarde no tengo nada qué hacer o al menos nada que me apetezca. Tengo mi habitación hecha un lío, aún tengo los apuntes sin guardar y mil trastos que no sirven para nada pero que nunca me atrevo a tirar. Cuando menos cosas tienes que hacer, menos ganas tienes de hacer aquello que nunca haces por falta de tiempo. No me apetece dejar cosas para mañana, pero tampoco me apetece hacer nada. Odio perder el tiempo. Aunque algunos días sea necesario.

Un lunes de fin de exámenes aún hay demasiada gente ocupada y lo único que apetece con este calor es estar en una terraza tomando una birra bien fría. Debería organizar mil cosas, tengo tiempo de sobra. Y ahí están. Cada día más dejadez y más vaga. No tengo remedio. Y me sobra el tiempo por todos lados. En fin, empezaré otro libro o veré otra película y, después, seguiré haciendo el vago.

Siempre nos quejamos de que nos falta tiempo. Cuando lo tenemos, lo perdemos.

… tal vez me falte una razón para empezar a hacer las cosas o me sobre tiempo para hacer todas las cosas que me apetecería hacer y que son imposibles.





un anno fa…

27 06 2008

Volví aquí creyendo que encontraría mi lugar. Después de haber vivido todo lo que quise vivir. Creí que ya había terminado un ciclo, que empezaba otro. Y sí, sí lo empecé. Pero nada salió como esperaba y eso hoy me pone muy triste, bastante triste. Ha habido muchas cosas buenas y no han pasado desapercibidas. Pero nada ha sido lo que yo esperaba. Y eso me pone triste. Tal vez así es mejor… o tal vez no. Qué más da. Las cosas son como son, no hay más.

Acabo de ver Lost In Translation. La he visto a trompicones (odio no ver las películas de un tirón y sin interrupciones), pero aún así me he metido en ella. Me he sentido tan perdida como si estuviera en una ciudad desconocida y grande, aun cuando estaba escuchando que ahí afuera todo seguía como siempre. Tal vez todo siempre sea una transición, un ciclo tras otro. Un estar perdido constante. Esto no es Tokio, pero a veces me sigue pareciendo que nadie hable mi idioma (al menos en este pueblo en el que vivo).

En realidad, siempre he pensado que el lugar no importa. Lo importante es el espacio que se crea entre las personas con las que te encuentras. Y no es que estés mal con quien tienes al lado, simplemente las cosas no marchan, no es cómo tú esperas. Tal vez, en otro lugar, con esa misma gente crearías otro espacio y ahí estarías bien. Te sentirías bien de verdad.

Seguramente esté desvariando otra vez… Sé que he ganado mucho, que he encontrado también muchas cosas que no esperaba. Y eso me hace feliz, aunque hoy esté algo triste. Pero hace un año de muchas cosas. De muchos planes que no fueron. Y ahora empiezan a nacer y renacer otros. Pero supongo que en esta vida nunca se puede hacer planes. Ya lo decía Fito, “cuando todo va bien, un día tuerces una esquina y te tuerces tú también”.

Supongo que siempre hay que estar preparado a que los planes no salgan, pero yo no lo estaba. Y aquí estoy, un año después…

No se me ocurría una canción mejor, aunque tengo que decir que he colgado el vídeo sin escucharla… si no es en directo me niego. Soy incapaz.





y ahora… ¿qué?

25 06 2008

Parece que esto se acaba. Aún no estoy segura, pero todo indica que sí (no quiero adelantarme). Y ahora… ¿qué? Volveremos a empezar en alguna parte, encontrar un lugar, encontrar algo que de verdad queramos hacer. Quedarnos aquí con lo que hay. Creer en lo que tenemos o ¿buscar? Encontrar. Parece que se acaba esto.

Al final pasó más rápido de lo que parecía. O llegó lo que creíamos que no llegaría jamás por tanto hablar de ello. Pero ahora parece que está aquí. Aún no sé si será el final. O el principio de todo. Un cruce de todo, un cruce de nada. Y ahí estamos ahora. En la nada. Ahora sólo queda buscar un camino. Buscar las flechas amarillas. Buscar dentro y elegir. Marchar o quedarse. Quedarse y marchar.

Marchar quedándose.

Después de nueve meses sin dormir esperando. Sólo queda la última señal. La última despedida. Para buscar algo nuevo qué hacer. Y que, entonces, estos nueve meses que terminan se conviertan en un tiempo de preparación. Que por fin este tiempo sirva para algo, ya que hasta ahora no han traído muchas cosas buenas. Que nos ayuden a seguir en algún lugar. Pero que no nos dejen en este momento, aquí, tirados. No podemos estar parados tanto tiempo. No podemos seguir así. Aunque duela tanto tomar decisiones. Aunque cueste tanto terminar. Aunque cueste tanto empezar…

Sin saber por dónde. Empezar.

“…porque todo empieza cerca del final…”





extraño

22 06 2008

 

El espejo imposible

“Extraño se siente el ratón de serrín
ante el gato de trapo.”

Manolo García, Alegre como una mosca ante un pastel de bodas





Tonight, Tonight

20 06 2008

Acabo de recordar una de mis canciones preferidas y que hacía muchísimo que no escuchaba. Dejo aquí el vídeo (uno de los mejores videoclips de la historia, inspirado en Le Voyage dans la lune de Georges Méliès) y la letra (que además de ser preciosa, creo que ahora me viene bastante a cuento). 

Time is never time at all
You can never ever leave without leaving a piece of youth
And our lives are forever changed
We will never be the same
The more you change the less you feel

Believe, believe in me, believe
Believe that life can change
That youre not stuck in vain
Were not the same, were different tonight
Tonight, so bright
Tonight

And you know youre never sure
But youre sure you could be right
If you held yourself up to the light
And the embers never fade in your city by the lake
The place where you were born

Believe, believe in me, believe
Believe in the resolute urgency of now
And if you believe theres not a chance tonight
Tonight, so bright
Tonight

Well crucify the insincere tonight
Well make things right, well feel it all tonight
Well find a way to offer up the night tonight
The indescribable moments of your life tonight
The impossible is possible tonight
Believe in me as I believe in you, tonight.

Smashing Pumpkins





ausencia

19 06 2008

Durante mi ausencia
las arañas se han adueñado de la casa.
Pido permiso cada vez
que tomo un libro del estante.

Berna Wang, La mirada oblicua
Eds. AmadaRamada





las casas de cartón

17 06 2008




a veces…

15 06 2008

La vida, a veces, es sencilla. Es sencilla si dejamos que el viento nos dé en la cara. Es sencilla cuando dejamos que la lluvia nos empape y no nos deje indiferentes. La vida, a veces, es sólo un buen rato y dejarse llevar. Soy el ser más complejo que conozco. Y sin embargo la persona más fácil de hacer feliz. Soy capaz de llorar mirando una puesta de sol y de no llorar cuando me dan una mala noticia.

Soy así de extraña y de sencilla a la vez. Me emociono sólo cuando alguien me da un abrazo de verdad. Sólo con que alguien se alegre de verme. Me emociono al sentir que alguien se preocupa por mí. Me emociona saber que hay gente que se acuerde de mí aunque no me vea. Y sin embargo tengo una capacidad ilimitada para sentir la soledad cuando la gente desaparece sólo un instante.

Soy así de frágil.

Pero la vida es sencilla a veces. A veces la vida es buscar el camino que siempre habías tenido en tu mente. Un camino que es más recto de lo que creemos porque, al fin y al cabo, nos lo conocemos bien. Lo hemos dibujado tantas veces en la cabeza que, en realidad, es imposible perderse. Pero cuando caminamos por ese camino, nos detenemos a mirar el paisaje. Y se nos cruzan tantas cosas por el medio que nos perdemos.

De repente siento la necesidad de vivir el camino que me tracé siempre. De vivir mirando las pequeñas cosas que hay a mi alrededor. Y de seguir adelante por el camino que yo inventé.

De repente quiero una vida tranquila y sencilla. La vida, a veces, es fácil. Es fácil cuando nos dejamos llevar sin que dejemos que nos lleve. La vida es simplemente un tiempo, unos días, unos minutos que vivir. Y se pasa… sin darnos cuenta. No entendemos nada porque nos paramos a pensar en demasiadas cosas. Y olvidamos aquello que siempre buscamos.

A veces la vida es un café.
Un segundo en una ventana.
No es más.

La vida somos nosotros. Y estas divagaciones que buscan una respuesta a un ser complejo que quiere una vida tranquila. La vida es una vida, no es más. Sólo una y nuestra. Un tiempo que es lo único que poseeremos durante toda nuestra existencia.

La vida es vivir con gente. Con quien tienes al lado. Confiar, esperar. Dar. Porque somos tan sencillos, que nos falta de todo. Tenemos miedo. Somos frágiles.

La vida es dejarnos llevar sin dejar que nos lleve. La vida, siempre, es continuar.





palabras…

11 06 2008

Otros esperan que resistas,
que les ayude tu alegría,
tu canción entre sus canciones.

(…)

Nunca te entregues ni te apartes
junto al camino, nunca digas
no puedo más y aquí me quedo.

La vida es bella, tú verás
como a pesar de los pesares
tendrás amor, tendrás amigos.

José Agustín Goytisolo, Palabras para Julia





i cento passi…

10 06 2008

No puede ser de otra forma. Y en medio de esta incertidumbre y esta niebla que veo frente a mí, sé que sólo puede ser así. Se hace camino al andar.

Nunca me cansaré de escuchar esta canción.

“Tras el vivir y el soñar,
está lo que más importa:
despertar.”

Antonio Machado, Cantares





el poder de la descontextualización

8 06 2008

Al final no fue tan complicado. No es lo mismo escuchar a Iván Ferreiro en tu habitación, en un viaje, en el metro, paseando por la calle… que escucharlo en directo. Es otra situación, otro lugar, otra forma de escuchar. Aún así, ciertas canciones siempre se hacen complicadas. Sin darte cuenta, se te enciende algo dentro con las primeras notas, en el primer instante en el que a tu cerebro aún no le ha dado tiempo de reconocer qué canción es, pero sí qué sentimiento activa. 

Sin duda, mi canción del concierto de Iván Ferreiro fue “El equilibrio es imposible”. De repente todo el público se emocionó al escuchar la primera frase. Me di cuenta de todas las cosas que puede decirte una canción con el paso del tiempo. De la infinidad de momentos que cuenta esta canción en mi vida. De todas las cosas que puede significar una misma canción en un diferente momento. De las cosas que dice dependiendo de quién la escuche, aunque sean dos personas que han vivido una misma historia. Del significado que adopta si esa canción la haces propia. Si eres tú quién la canta, o es otra persona quien te que la canta a ti.

Algo parecido me pasó con “Extrema pobreza”. Ésta la he escuchado muy pocas veces, porque la primera vez que la oí fue en un momento bastante complicado y dio en el clavo. Creo que fue ahí cuando le cogí miedo de verdad a Ferreiro. La verdad es que de esta canción ya me había olvidado, o había conseguido que mi subconsciente la olvidara. Al volverla a escuchar, se me ha hecho más grande con el tiempo. Cuenta otra historia que la primera vez que la escuché. O la misma, pero dos veces. O tal vez ahora sólo la escucho y ya no la canto yo.

Aún así, al final no fue tan “terrible” el concierto. Tal vez me haya hecho más de piedra de lo que a veces creo. O quizás, al ver un escenario, sientes de alguna manera que todo es ficción y sientes la necesidad de actuar. Ahí no estás en la soledad de tu habitación, ni mirando a través de la ventanilla de un tren que no sabes muy bien a dónde va. Ahí tienes un escenario frente a ti y entras en el juego. Por unas horas también puedes entrar en ese juego de hacerte “mentiroso, mentiroso”.

“…qué felices, qué caras más tristes…”





avería y redención, algo de autodestrucción

5 06 2008

A veces la música me reconstruye. Otras, me destruye. Y hoy tengo miedo. Después de casi dos años sin ser capaz de escuchar ni a Piratas ni a Iván Ferreiro más de dos canciones seguidas, mañana voy a verlo en directo. El caso es que tener miedo a Los Piratas me ha hecho escuchar más a Los Planetas. Ha sido un sustituto sin querer y bastante curioso, que ha aparecido por casualidad.

Los Planetas para mí siempre ha sido uno de esos grupos que llevas escuchando bastantes años, que conoces su música y te gusta, pero al que aún no les has dado “tu lugar”. Hoy quería escuchar el último disco de Iván Ferriero, pero al final no lo he hecho. Me he dedicado a escuchar, otra vez, a Los Planetas, en concreto su disco “Contra la ley de la gravedad”. Y, hablando de una forma completamente superficial, me he dado cuenta de que de una forma inconsciente he cambiado la tristeza por el rencor. Ante el temor a caer, he decidido protegerme con lo que tengo.

Iván Ferriero me parece un genio de la música. Sé que somos muchos los que decimos que escucharlo nos “deprime”, y tal vez diciendo esto pueda parecer que nos quedamos en la superficie, que no sabemos entenderlo, porque realmente no creo que sea un artista triste. A mí con él (y con Los Piratas, por supuesto) me pasa algo que nunca me ha pasado con nadie: me gusta tanto que soy incapaz de escucharlo. Una contradicción algo absurda, pero que no puedo remediar.

Acabo de decidir escucharlo desde su página web (sí, hay artistas que se la juegan a la SGAE y venden discos). No sé lo que aguantaré, ya llevo dos canciones. Tal vez sea bueno en mi camino hacia mi reconstrucción, como diría Xoel (otro al que tengo algo de miedo). Sé que he de afrontar todo aquello que quiero. Aunque de vez en cuando me quede huyendo de la gravedad para no volver a caer en la tristeza.

Bueno, dejo una de las canciones que más me gustan de Los Piratas, tal vez la que más me cuesta escuchar, “Jugar con los coches”.

“Y sigo sin encontrar algo que me divierta…”

Y para intentar huir de la gravedad, otra de Los Planetas, “No ardieras”.

“En el castillo de donde las dan las tomas hay una cama reservada para ti…”





lucha de gigantes

2 06 2008

“…me da miedo la enormidad,
donde nadie oye mi voz…”





perspectivas

1 06 2008

PISA

Al final siempre consigues hacerme tambalear…