la realidad

29 09 2008

Agazapado espero como una rata
bajo las piedras escondido,
porque a la vida era lo único que le da
sentido.

Acostumbrado a escapar de la realidad
perdí el sentido del camino,
y envejecí cien años más de tanto andar
perdido.

Y me busco en la memoria el rincón dónde perdí la razón,
y la encuentro donde se me perdió cuando dijiste que no.

Hice un barquito de papel para irte a ver,
se hundió por culpa del rocío.
Y me pregunto cómo vamos a cruzar
el río.

Y me busco en la memoria el rincón dónde perdí la razón,
y la encuentro donde se me perdió cuando dijiste que no.

Sin ser me vuelvo duro como una roca,
si no puedo acercarme ni oir
los versos que me dicta esa boca.
Y ahora que ya no hay nada, ni dar
la parte de dar que a mí me toca,
por eso no he dejado de andar.

Buscando mi destino,
viviendo en diferido sin ser,
ni oir,
ni dar.
Y a cobro revertido quisiera hablar contigo
y así sintonizar.

Para contarte
que quisiera ser un perro y oliscarte,
vivir como animal que no se altera,
tumbado al sol lamiendose la breva,
sin la necesidad de preguntarse
si vengativos dioses nos condenarán,
si por tutatis
el cielo sobre nuestras cabezas caerá.

Buscando mi destino,
viviendo en diferido,
sin ser,
ni oir,
ni dar.
Y a cobro revertido quisiera hablar contigo
y así sintonizar.

Extremoduro, “Cuarto movimiento: La realidad”, La Ley Innata

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: