el tercer gato negro

14 12 2008

Más de una vez he escuchado esa frase que dice que cuando miras a un amigo no necesitas preguntarle cómo está para saberlo. Y me encanta que eso me pase, aunque me haya quedado con ganas de tener más tiempo para hablar tranquilamente con cada uno de vosotros.

A veces, la vida te pone a prueba. Tenemos mil historias dentro qué contar, de las que hablar, qué compartir. Este año nos han pasado mil cosas que nos han hecho tener que ser más fuertes. Pero hemos podido con ellas. No hemos estado solos. Y todo lo que me llevo de este año no lo cambiaría por nada del mundo. Después de tanto quejarme por cosas que van y vienen, sé que tengo lo que importa. Aún queda muchos momentos difíciles y estamos intentando salir de algunos tragos algo amargos, pero estamos ahí y no estaremos solos.

El esfuerzo que habéis hecho sólo por darme una noche especial, porque sabíais todo lo que significaba para mí, no lo voy a olvidar. Y esta vez, el gato negro, será el de la buena suerte.

Gracias.

No se me ocurre otra canción qué poner hoy.

Y ahora una tarde de domingo en un autobús… cuánto os estoy echando de menos este año!