tropiezos (in)voluntarios

11 02 2010

No sé por qué llevo una noche de recuerdos. Quizá haya sido resultado de estos días de reencuentros, de viajes y de búsquedas.  Acabé escuchando canciones prohibidas, mis filofobias reaparecieron, pero pude con ellas. Ya sé que puedo escuchar hasta las canciones más tristes de Los Piratas y, ayer, me sorprendí escuchando una y otra vez Extrema Pobreza, de Iván Ferreiro. Y, buscando en más cajones desordenados, encontré “Darse cuenta”, un cuento para pensar de Jorge Bucay.

Cuando lo leí, hace ya mucho tiempo, estaba en un momento duro. Pero me empeñé en estar bien, en ver los socavones, en saltarlos, en ir directa a la acera de enfrente para no volver a caer. Hoy, me doy cuenta de la cantidad de tiempo que me he pasado en el octavo día. Ese día en el que crees que estás bien y que al confiarte y festejarlo, te caes otra vez.

Hoy, quiero pasar por la acera de enfrente. Ha pasado mucho tiempo. Mucho. Pero he caído tantas veces que ese socavón se convirtió en mi casa, en la forma en la que me acostumbré a vivir. Sin ser capaz de ver qué había en la acera de enfrente… Y, aún hoy, me cuesta mirar allí, pasar por allí, no volver a caer… y olvidar ese socavón que se convirtió en mi casa, en mi guarida, en la única forma de tener algo. Aunque no fuera nada.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

15 02 2010
Alberto

El concepto del socavón en el cuento no es el de un sitio bueno, de echo es un mal lugar, da igual el tiempo que lleves dentro, da igual que estés cansada de caer, da igual que te hayas acostumbrado….no es un buen lugar y nunca lo será…por mucho que te empeñes en hacerlo así no puedes, y ese empeño solo refleja el miedo a seguir cayendo…dejate de tonterias y salta a la otra acera de una vez que es donde mejor se está…aunque haga falta tiempo para acostumbrarte….en eso estamos……

Un besooooor!!!!

PD. tengo un libro en casa de jorge bucay que no he leido todavía y ahora ya me han entrado mas ganas de empezarlo 🙂

15 02 2010
caoticainma

No es un sitio bueno, pero a todo nos acostumbramos y a veces es más fácil seguir mal que cambiar (qué mal suena, sí)… En fin que tienes toda la razón, hay que escapar de esos socavones y seguir nuestro camino. En ello estamos, sí.

Por cierto, ¿puede ser que ya habláramos de Jorge Bucay…? Creo que intenté acordarme del nombre de este libro y no lo conseguí… qué memoria de pez tengo. La verdad es que se lee rápido, cuentecillos con moralejas fáciles y evidentes, pero buenas. A veces nos cuesta ver las cosas más simples.

Bueno, muchas gracias por escribirme! Un besazo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: