consecuencias de un amor romántico

20 08 2010

Echo de menos sentirme a salvo. Sentirme protegida. Echo de menos unos brazos que me rodeen. Tus brazos. Los echo de menos. Creo que nunca te lo dije. Me gustan tus brazos. Los echo de menos. Tu forma de abrazarme. Me hacía sentir a salvo. Echo de menos sentirme a salvo.

Pero te tendré que dejar en el cajón de las cosas muertas. De los recuerdos que ya nunca serán. Junto a aquellos veranos en los que las noches no terminaban nunca. Junto a aquellas tardes tirados en cualquier lugar. Viendo la vida pasar.

Ya nunca más me volví a sentir a salvo. Pocas veces desapareció esta ansiedad. Es como estar siempre en un precipicio a punto de saltar. Pero no saltar nunca. Tener siempre dentro esa tensión… como si fuera a caer, como si me fueras a empujar.

Echo de menos cuando tus brazos me cogían. Me abrazaban. Cuando nos cuidábamos. Cuando te abrazaba. Cuando me escuchabas. Cuando no querías irte. Cuando no miraba a este abismo que hoy nos separa.

Ahora sólo puedo salvarme yo. Nunca debí esperar que otros lo hicieran. No me enseñaron a querer bien, me enseñaron a querer demasiado. Y ahora ya no sé cómo sentir la tranquilidad que sentía contigo, cuando tú me protegías. Es curioso sentir que la única persona que me ha protegido sea la misma que ahora me empuja a este precipicio. Los mismos brazos. Los que echo de menos.

Y entre tus reflejos ahí estás. Escapando. Te vas cada vez más lejos. Y yo intento protegerme, pero nunca me enseñaron a hacerlo. No sé cómo hacerlo. Estoy cansada de tus reflejos. De tus señales. De tus idas y venidas.

Voy a saltar. Y ya no espero que me salves…

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

1 09 2010
KATREyuk

El maestro Sabina me trajo a tu orilla… curiosa bitácora la tuya, mucho corazón en tus palabras, la verdad.
Son muchos los brazos que pueden hacernos sentir seguros… aunque no sean fáciles de encontrar. Los abrazos de verdad están en peligro de extinción, ahora van los de pega, los cínicos… pero no han muerto, aún quedan.
Llena tu cajón con nuevos recuerdos, que los otros queden impregnados con la nostalgia de lo que fue. Aprende a querer demasiado pero a quererte a ti por encima de todo… salta… y te encontrarás contigo misma en el aire, tú te salvarás… y luego podrás volver a amar, de verdad, y no abrazarás por protección, lo harás por amor.
Un abrazo de amigo

15 09 2010
caoticainma

Precisamente de eso habla mi entrada… de la forma en la que nos enseñan a vivir el amor y a creernos una forma de amar. Pero hay que romper con eso… porque el amor propio es el único que podemos hacer que dure toda la vida (¡y ya es difícil!).

Muchas gracias a los dos por escribir y pasar por aquí.

18 05 2011
mar

Me siento igual. ANIMOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: