cultura

4 04 2009

“Cuando se me planteó la exigencia de medir la cultura, vi que la cultura debía ser precisamente aquella condición que excluye una mentalidad capaz de medirla”

Theodor Adorno





el negocio de nuestros cuerpos

9 02 2009

Las mujeres hemos sido invisibles hasta que nos hemos convertido en negocio. Se nos ha enfrascado, se nos han impuesto modelos, se nos ha vendido y se ha jugado con nosotras. Nosotras que no queremos ser lo que quieren que seamos, que sólo queremos ser nosotras. Nada más.

Y hemos sido invisibles hasta que nos han necesitado. Hemos sido invisibles, pero se nos ha juzgado. Nuestros problemas han pasado a ser negocio y sus negocios nuestros problemas. Hoy necesito, simplemente quejarme porque estoy harta, una vez más, de todo esto.

La medicina también es otro negocio. Nos manipulan desde su poder y nos atacan como los cobardes, desde arriba. Pinchad aquí y sabréis de qué hablo.

¡Todo mi apoyo Mar! Un besote.

PD. Para más información sobre el tema, os recomiendo el último número de la revista Salud y Mujer.





La felicidad y los sueños

3 03 2008

Estoy leyendo el libro El viaje a la Felicidad. Nuevas claves científicas, de Eduardo Punset. Es un libro un poco extraño y muy científico por lo que voy bastante lenta (tranqui Elvi, algún día lo acabaré, jaja). Hoy he leído un capítulo que me ha gustado bastante que habla de algunas pistas que nos llevan a la felicidad y me he sentido bastante identificada con dos de ellas:

1. La felicidad está escondida en la sala de espera de la felicidad.

2. La felicidad es la ausencia de miedo.

Estamos apañados. La primera significa que somos más felices cuando estamos esperando que llegue algo que sabemos que va a llegar que en el momento en que lo conseguimos. Es entonces cuando esas cosas pierden valor y dejamos de ser felices. Llevo unos meses pensando en esta teoría, porque aunque parezca simple, es mucho más importante de lo que parece. Cuando hoy la he visto escrita en un papel y con unas justificaciones científicas (que soy incapaz de comprobar o contrastar, así que me las creo) me he dado cuenta de que en realidad estaba en lo cierto. Y era algo que me daba (y me da) mucho miedo, tal vez sea una de las cosas que más miedo me da ahora mismo.

Y aquí entra la segunda: la felicidad es la ausencia de miedo. El miedo nos deja incapacitados para todo. Nos deja paralizados, no podemos seguir adelante si tenemos miedo. El miedo es necesario para hacernos escapar de situaciones malas, pero a veces no nos deja entrar en las buenas. ¿Es posible no tener miedo? Yo soy incapaz y a mi alrededor no paro de comprobar que no soy la única que siente terror hacia la mayor parte de las cosas que forman parte de “nuestra” (la que cada uno inventamos) realidad.

Conclusión de estos dos puntos: soy incapaz de ser feliz. Sinceramente, creo que sí sigo valorando las cosas cuando las tengo, pero por eso mismo me da tanto miedo que el resto de la gente deje de valorarlas. Y este es sólo uno de los miedos que no me dejará ser feliz.

baryshnikov_siesta.jpg

Y como sólo un libro no me explica las extrañezas de mi mente, estoy intentando averiguar el porqué de las cosas raras que sueño. Me he enganchado a la interpretación de los sueños. Esto es como leer el horóscopo, aunque no te creas nada, esperas que te acierte todo. Realmente no sé qué tendrá de verdad y de mentira esto de los símbolos de nuestro subconsciente, pero ayer encontré una web sobre el significado de los sueños y busque algo que soñé hace poco y me dejó de piedra al ver la razón que tenía. Hoy he vuelto a repetir la operación porque me he levantado alterada sin saber por qué y luego me he acordado de otro sueño que he tenido. Al ver lo que significaba, me he vuelto a quedar de piedra. En fin, si esto de los sueños es verdad… la mentre humana es muy rara.