Cansancio

24 08 2011

Estoy cansada. Después de todo este tiempo. Estoy cansada. No sé en qué momento mi vida empezó a caminar en círculos. A cambiar de lugar. De gente. De vida. Ahora tengo que volver a empezar. Tengo que volver a sacar energía para empezar. Tengo que sacar energía para pasar página. Para olvidarte o aprender a recordarte sin que la melancolía me invada. La tristeza de las despedidas. De que siempre todo se vaya. Que nadie se quede aquí.

Y mi única casa soy yo. Vivo de prestado. Vivo de paso. De un lado a otro. Pasan los años y nada es como debería ser. Y tengo que seguir sacando energía yo sola para seguir adelante.
Para volver a empezar.
Otro trabajo.
Trabajo temporal.
Otra vida pasajera.

No encontré mi lugar o quizás di por hecho que no lo era sin esforzarme en encontrarlo. Y al final todo pasa demasiado deprisa. El tiempo vuela. Pasan los años. Ya no sé cuál es mi sitio. Dónde está mi casa.

Al final tenías razón… sólo estaba de paso.

Anuncios




Con hoy es suficiente y mañana es demasiado

21 07 2011

En este caminar en círculos que es mi vida, volví aquí. Aquí todo es nuevo y viejo cada día, al mismo tiempo. Vivo en una casa que da la espalda a mi vieja casa. Intentando no ver los recuerdos a la cara, pero sin alejarme de lo que me sigue uniendo a este lugar. Y lo que ya no me une a él. Todo es viejo y nuevo a la vez.
Hoy parece que no queda nada de todo aquello. Aunque vengan reflejos, de vez en cuando. Noches en las que parece no haber pasado el tiempo…
Y ha pasado tanto… Cuatro años. Ya no somos las mismas personas. Aunque, a ratos, los recuerdos entren en mi habitación sin llamar a la puerta. Aunque huyas. Aunque me preguntes por qué he vuelto. Aunque me mires con miedo y me digas que te acuerdas de aquel momento.
Y seguí adelante. También aquí. Aquí donde ahora todo es diferente. Donde, por fin, después de tanto tiempo estoy bien. Y sé que ahora empieza el inicio de los últimos días. Las despedidas. Las maletas. Papeleos. Despedidas. Despedidas.
Y, otra vez, me tengo que marchar. Ya cuento los días sin querer que pasen. Pero pasan. Y crece el miedo. Dejar tantas cosas atrás da miedo. Volver a empezar da miedo.





Y después del ruido…

25 01 2011

Después del ruido, llega el silencio. Llega una nueva etapa. Se cerró el libro. El de las hojas que nunca pasaban. Ahora que ya terminó, al menos, queda el alivio de no tener que volver a terminar, otra vez.

Y, aunque este momento sea difícil, por fin, después de tantos años de ruido, puedo volver a ser yo.

I’m a big girl now!





Ruido

23 01 2011

…Cuando ya no queda ni el ruido





tiembla tu cuchara

19 10 2010

“… y hablas como si te hubiera preguntado
de quién te vengabas todo el tiempo que yo estuve a tu lado…”

Mi primera combustión, Love of lesbian





Te odio

6 10 2010

Te escribo dormida entre mis canciones y tus letras. Tirada en mi cama entre mi guitarra y tus canciones. Tu eco. Tu voz. Tu odio. El mío. Sin pensar en nada. Entre las ilusiones y la decepción. Entre la fuerza que sale de mí, a veces, sin saber por qué. Sin saber de dónde. Y, sin embargo, me gusta verme así. Estoy fuerte. Me siento fuerte. Aunque, a veces, viva entre la tristeza que llega algunos días sin avisar. Entre la luz de otoño que aún llega por mi ventana.

Me veo. Sigo. Sin que nadie me cuide… qué más da. No lo necesito. No lo quiero.

Estoy.

Soy.





Incendios de nieve

26 09 2010

…el miedo al fin cayó, al fin cedió.