no sé qué hacer con mi vida

8 04 2010

…sólo vivo y me dejo llevar

Anuncios




el tercer gato negro

14 12 2008

Más de una vez he escuchado esa frase que dice que cuando miras a un amigo no necesitas preguntarle cómo está para saberlo. Y me encanta que eso me pase, aunque me haya quedado con ganas de tener más tiempo para hablar tranquilamente con cada uno de vosotros.

A veces, la vida te pone a prueba. Tenemos mil historias dentro qué contar, de las que hablar, qué compartir. Este año nos han pasado mil cosas que nos han hecho tener que ser más fuertes. Pero hemos podido con ellas. No hemos estado solos. Y todo lo que me llevo de este año no lo cambiaría por nada del mundo. Después de tanto quejarme por cosas que van y vienen, sé que tengo lo que importa. Aún queda muchos momentos difíciles y estamos intentando salir de algunos tragos algo amargos, pero estamos ahí y no estaremos solos.

El esfuerzo que habéis hecho sólo por darme una noche especial, porque sabíais todo lo que significaba para mí, no lo voy a olvidar. Y esta vez, el gato negro, será el de la buena suerte.

Gracias.

No se me ocurre otra canción qué poner hoy.

Y ahora una tarde de domingo en un autobús… cuánto os estoy echando de menos este año!





llegará…

13 12 2008

 

atardece camino de valencia

Me han dicho que has vuelto por fin a tu casa
¿Qué has visto en tu viaje por tierras lejanas?

Caí entre la bruma de doce montañas
Vagando por seis autopistas cortadas
En medio de siete bosques callados
Perdido en las costas de negros océanos
Subí a diez mil millas hasta un camposanto.

Amaral, Llegará la tormenta





dile a la rabia…

17 11 2008

Dile a la rabia que se quede en el camino
Entre la niebla y los ruidos de los coches
Junto a las piedras que nos han endurecido
Dile a la rabia que se quede…

Todo mi universo fue vendido al mejor postor
Fue como quedarse ciega, no merecía tanto honor
Y aun así tu me conduces, un gatopardo duerme junto a ti
Parado en la autopista, buen lugar para sentirse el rey
Ven a mi casa, es de caoba y caña de bambú
Allí curaría tus llagas con una mezcla de vinagre y sal.

Dile a la rabia que se quede en el camino
Entre la niebla y los ruidos de los coches
Junto a las piedras que nos han endurecido
Dile a la rabia que se quede…

Todo lo que tengo es un desierto en un cajón
Plantas de raíz amarga y el suelo seco por el sol
Y esta es la aguja que ha dormido a tu familia
Y los únicos despiertos tú y yo.

Sal y vinagre curarán tus llagas
En madera de raíces tallaré tu espalda
Y aguardiente calmará el dolor
Desde crío te enseñaron a tirar pedradas
Contra nidos de gorriones en las ramas altas
Torturando lagartijas comenzaste a odiar.

Dile a la rabia que se quede en el camino
Entre la niebla y los ruidos de los coches
Junto a las piedras que nos han endurecido
Dile a la rabia que se quede…

Amaral





aprieta hasta el final…

11 11 2008

mapplethorpe-robert-lysa-lyon-1983d

 

“…es tan difícil ya que cierren mis heridas…”

Amaral, Biarritz





una huida hacia delante…

30 07 2008

Hace días que quería escribir, pero, como ya dije, desde este lugar se hace bastante difícil acceder al mundo exterior. El concierto de Extremoduro fue increíble. No sé si el mejor en el que he estado en mi vida, pero desde luego que uno de los mejores. Me gustaría poder hablar del concierto de forma un poco más objetiva, pero es imposible. Lo que más me gustó es que tocaran las canciones más conocidas, las que todo el público estaba esperando. Eso sí, hay una canción nueva que, como era de esperar, ya se ha convertido en mítica, “Dulce introducción al caos”.

De las canciones de siempre, yo destacaría sobre todo dos, en las que todo el público se emocionó más que nunca: “Salir” y “Ama, ama, ama y ensancha el alma”. Un concierto que va subiendo a medida que va pasando el tiempo, sobre todo después del descanso para repostar. Simplemente es un concierto para vivirlo, no para contarlo ni hacer críticas. Al menos, yo me veo incapaz (no sólo por el nivel de alcohol que inevitablemente se acaba alcanzando estando allí), sino porque es imposible transmitir esa sensación de estar escuchando en directo a Extremoduro. Ese momento que, como dijo Erika, “no cambiaría por nada del mundo”.

Por lo demás, los días por aquí están pasando bastante tranquilos. Asumiendo que los niños de este pueblo han crecido y que nosotros hemos dejado de crecer porque estamos iniciando la carrera hacia la vejez. Somos pocos, pero seguimos estando. Eso sí, soy incapaz de envidiar a todos esos niños que empiezan a hacer botellón a escondidas, que se echan miradas tímidas entre ellos. Sí, son bastante diferentes a lo que nosotros éramos a su edad, pero tal vez no tanto. Saben vestir mejor, son más guapos y guapas, seguramente han hecho muchas más cosas que nosotros… pero tal vez no hayan llegado ni a enviarse cartas porque el email, el msn y los sms llegaron demasiado pronto a sus vidas… Al menos, en este lugar donde las tecnologías siguen tardando en llegar, te das cuenta de que al final, todos nos parecemos más de lo que creemos.

En fin, poco más qué contar. Que sigo escuchando cada día más el último disco de Amaral, leyendo, paseando, durmiendo, pensando y esperando que para el fin de semana ya se me haya ido el resfriado que pillé por culpa del concierto. El futuro próximo es una incógnita, así que así van pasando los días…





haciendo las maletas…

16 07 2008

Me marcho dentro de unas horas y aún tengo toda la habitación llena de ropa y demás trastos que van conmigo en cada viaje. No me ha dado tiempo ni a despedirme de mucha gente, ni a hacer todas las cosas que tenia que hacer antes de irme, no sé cuándo volveré o si finalmente este será un exilio de casi un mes y medio. Y siempre esa sensación rara que viene antes de un viaje, aunque me vaya al mismo lugar de siempre, aunque siempre sea diferente.

Espero que este verano sea tan bueno como lo espero y que se confirme la tonta teoría de que los veranos pares son los mejores (aunque últimamente ha fallado algún verano par). Al menos espero que me sirva para encontrar toda esa calma que busco en cada uno de mis viajes y que cada vez me cuesta más encontrar. Lo que vendrá después de este paréntesis aún está algo en el aire, aunque cada vez parece concretarse un poco más. Supongo que en la incertidumbre está la gracia de esta vida extraña que tenemos.

No creo que pueda escribir desde ese lugar apartado del resto del mundo llamado Escurial, así que me despido por un tiempo. Dejo una de las canciones que más me gustan del último disco de Amaral como despedida. Quería subir sólo la canción pero estoy un poco torpe y tengo poco tiempo, así que dejo este vídeo de imagen fija… Lo importante es la canción.