un anno fa…

27 06 2008

Volví aquí creyendo que encontraría mi lugar. Después de haber vivido todo lo que quise vivir. Creí que ya había terminado un ciclo, que empezaba otro. Y sí, sí lo empecé. Pero nada salió como esperaba y eso hoy me pone muy triste, bastante triste. Ha habido muchas cosas buenas y no han pasado desapercibidas. Pero nada ha sido lo que yo esperaba. Y eso me pone triste. Tal vez así es mejor… o tal vez no. Qué más da. Las cosas son como son, no hay más.

Acabo de ver Lost In Translation. La he visto a trompicones (odio no ver las películas de un tirón y sin interrupciones), pero aún así me he metido en ella. Me he sentido tan perdida como si estuviera en una ciudad desconocida y grande, aun cuando estaba escuchando que ahí afuera todo seguía como siempre. Tal vez todo siempre sea una transición, un ciclo tras otro. Un estar perdido constante. Esto no es Tokio, pero a veces me sigue pareciendo que nadie hable mi idioma (al menos en este pueblo en el que vivo).

En realidad, siempre he pensado que el lugar no importa. Lo importante es el espacio que se crea entre las personas con las que te encuentras. Y no es que estés mal con quien tienes al lado, simplemente las cosas no marchan, no es cómo tú esperas. Tal vez, en otro lugar, con esa misma gente crearías otro espacio y ahí estarías bien. Te sentirías bien de verdad.

Seguramente esté desvariando otra vez… Sé que he ganado mucho, que he encontrado también muchas cosas que no esperaba. Y eso me hace feliz, aunque hoy esté algo triste. Pero hace un año de muchas cosas. De muchos planes que no fueron. Y ahora empiezan a nacer y renacer otros. Pero supongo que en esta vida nunca se puede hacer planes. Ya lo decía Fito, “cuando todo va bien, un día tuerces una esquina y te tuerces tú también”.

Supongo que siempre hay que estar preparado a que los planes no salgan, pero yo no lo estaba. Y aquí estoy, un año después…

No se me ocurría una canción mejor, aunque tengo que decir que he colgado el vídeo sin escucharla… si no es en directo me niego. Soy incapaz.

Anuncios




y ahora… ¿qué?

25 06 2008

Parece que esto se acaba. Aún no estoy segura, pero todo indica que sí (no quiero adelantarme). Y ahora… ¿qué? Volveremos a empezar en alguna parte, encontrar un lugar, encontrar algo que de verdad queramos hacer. Quedarnos aquí con lo que hay. Creer en lo que tenemos o ¿buscar? Encontrar. Parece que se acaba esto.

Al final pasó más rápido de lo que parecía. O llegó lo que creíamos que no llegaría jamás por tanto hablar de ello. Pero ahora parece que está aquí. Aún no sé si será el final. O el principio de todo. Un cruce de todo, un cruce de nada. Y ahí estamos ahora. En la nada. Ahora sólo queda buscar un camino. Buscar las flechas amarillas. Buscar dentro y elegir. Marchar o quedarse. Quedarse y marchar.

Marchar quedándose.

Después de nueve meses sin dormir esperando. Sólo queda la última señal. La última despedida. Para buscar algo nuevo qué hacer. Y que, entonces, estos nueve meses que terminan se conviertan en un tiempo de preparación. Que por fin este tiempo sirva para algo, ya que hasta ahora no han traído muchas cosas buenas. Que nos ayuden a seguir en algún lugar. Pero que no nos dejen en este momento, aquí, tirados. No podemos estar parados tanto tiempo. No podemos seguir así. Aunque duela tanto tomar decisiones. Aunque cueste tanto terminar. Aunque cueste tanto empezar…

Sin saber por dónde. Empezar.

“…porque todo empieza cerca del final…”





la tristeza y la alegría viajan en el mismo tren…

20 02 2008

“Hay días que parece
que nunca se va a apagar el sol,
y otros son más tristes
que una despedida en la estación.

Es igual que nuestra vida
que cuando todo va bien,
un día tuerces una esquina
y te tuerces tú también…”

Fito & Fitipaldis, Cerca de las vías.