tiembla tu cuchara

19 10 2010

“… y hablas como si te hubiera preguntado
de quién te vengabas todo el tiempo que yo estuve a tu lado…”

Mi primera combustión, Love of lesbian





Te odio

6 10 2010

Te escribo dormida entre mis canciones y tus letras. Tirada en mi cama entre mi guitarra y tus canciones. Tu eco. Tu voz. Tu odio. El mío. Sin pensar en nada. Entre las ilusiones y la decepción. Entre la fuerza que sale de mí, a veces, sin saber por qué. Sin saber de dónde. Y, sin embargo, me gusta verme así. Estoy fuerte. Me siento fuerte. Aunque, a veces, viva entre la tristeza que llega algunos días sin avisar. Entre la luz de otoño que aún llega por mi ventana.

Me veo. Sigo. Sin que nadie me cuide… qué más da. No lo necesito. No lo quiero.

Estoy.

Soy.





Incendios de nieve

26 09 2010

…el miedo al fin cayó, al fin cedió.





intacto en mil pedazos

13 03 2010

¿No ves que lo nuestro es raro?
Sigue intacto en mil pedazos
y no logra romperse.

Respira ileso en sus estados graves,
tanto hablar del fin
que ahora apenas duele.

Y aun así, te reirás,
volvería a revivirlo sin dudar.

Podría ser tan fácil, sería espectacular,
si fueran reversibles aquellas noches de incendio.

Más noches reversibles para saborear
las horas más humildes con un placer más intenso.

¿No ves que si hemos perdido
hemos ganado historias que contar?
Más que algunos tienen.

Recuerda que si caímos en picado
es porque a veces fuimos nubes con la mente.

Si pudiera transformar nuestras noches
en un ciclo sin final.

Podría ser tan fácil, sería espectacular,
si fueran reversibles aquellas noches de incendio.

Pero eso es imposible, el tiempo ganará,
entonces sólo espero que cuando vuelva a sonar
tú pierdas la vergüenza y grites oh, oh, oh …
grites oh, oh, oh …

Creo que voy a empezar a romperme, oh, oh, oh …
grites oh, oh, oh …
Y ya no me importa que mire la gente.

Love of Lesbian, Noches reversibles





estados nublados

18 02 2010

Y sé que si no hacemos algo
el hielo durará mil años,
¿crees que alguien nos encontrará?

Love of Lesbian, Segundo asalto





soy grito…

4 07 2009

¿A que no sabes donde he vuelto hoy?
Donde solíamos gritar
diez años antes de este ahora sin edad,
aún vive el monstruo y aún no hay paz.

Y en los bancos que escribimos
medio a oscuras, sin pensar,
todos los versos de “Heroes”
con las faltas de un chaval, aún están.

Y aún hoy,
se escapa a mi control,
problema y solución,
y es que el grito siempre acecha,
es la respuesta.

Y aún hoy,
sólo el grito y la ficción
consiguen apagar
las luces de mi negra alerta.

Tengo un cuchillo y es de plástico
donde solía haber metal,
y el libro extraño que te echó de párvulos,
sus hojas tuve que incendiar.

Y en los hierros que separan
la caída más brutal
siguen las dos iniciales
que escribimos con compás,
ahí están.

Vertical y transversal,
soy grito y soy cristal,
justo el punto medio,
el que tanto odiabas
cuando tú me repetías que
té hundirá y me hundirá,
y solamente el grito nos servirá,
decías “es fácil” y solías empezar.

Y es que el grito siempre vuelve
y con nosotros morirá,
frío y breve como un verso,
escrito en lengua animal.
¡Y siempre está!

Te hundirá y me hundirá
y solamente el grito nos servirá
y ahora no es fácil,
tú solías empezar.

Vertical y transversal,
soy grito y soy crital,
justo el punto medio,
el que tanto odiabas
cuando tú me provocabas aullar.

Y ya está, ya hay paz,
oh, ya hay paz.
Y ya está, ya hay paz,
oh, ya hay paz.

¿Por qué gritaba?
Lo sé y tú no,
no preguntabas,
tú nunca, no.

Allí donde solíamos gritar