Días que se escapan de las manos…

5 08 2011




Hasta que todo te encaje

31 05 2010

“Hasta que vuelva a creer,
hasta que todo te encaje.
Hasta que vuelva a desaparecer,
hasta que vuelva a creer,
hasta que todo te encaje.”

Quique González, Hasta que todo te encaje

¿Dónde existen amores que no cuesten trabajo?

 





en todos los lugares te encuentro

21 07 2009

Es difícil volver a decidir marchar, volver a hacer la maleta, volverme a ir lejos, más lejos. Irme a un lugar que siempre me trae recuerdos, un lugar de donde son mis mejores recuerdos. También algunos de los peores. Volver a empezar aun por un tiempo corto o indefinido. Quién sabe.
Es difícil volverme a marchar cuando parece que no queda nada más por romper, cuando ya está claro que todo va a terminar -¿no había acabado ya?-. Sí, será lo mejor irme de una vez.
Irme una vez más. Soportar la distancia de los kilómetros y no la distancia del tiempo. La distancia próxima que no aguanto. Será lo mejor, marchar otra vez. A pesar del miedo de encontrarte en medio de la soledad, una vez más. Cada vez que marcho te acabo encontrando.
Hoy me es difícil sacar el valor para marcharme y cerrar, de una vez, ese libro que siempre quedará a medias, inacabado. Ese libro releído una y mil veces y que siempre dejamos a medias, que siempre quedó tirado en algún lado. Será mejor olvidar, aunque cerrándolo sienta que perdí el tiempo intentando terminarlo -o intentando no terminarlo nunca-. Aunque tras tanto desgaste aún cueste más marchar, más de lo que costó hace un año, hace tres. Y aquí estamos, una vez más. O aquí estoy intentando aceptar el paso del tiempo, el fin de las cosas que nunca quise acabar…

entodosloslugares 

“En todos los lugares te encuentro,
en todos los lugares me siento un habitante más”





pájaros mojados

11 07 2009

“…el mundo gira en un sentido absurdo mientras yo te espero…”





cuál es tu salto mortal…

13 10 2008

“Esto es lo que hay y
esto es lo que debes saber.
Ya te lo dije ayer…”





avería y redención, algo de autodestrucción

5 06 2008

A veces la música me reconstruye. Otras, me destruye. Y hoy tengo miedo. Después de casi dos años sin ser capaz de escuchar ni a Piratas ni a Iván Ferreiro más de dos canciones seguidas, mañana voy a verlo en directo. El caso es que tener miedo a Los Piratas me ha hecho escuchar más a Los Planetas. Ha sido un sustituto sin querer y bastante curioso, que ha aparecido por casualidad.

Los Planetas para mí siempre ha sido uno de esos grupos que llevas escuchando bastantes años, que conoces su música y te gusta, pero al que aún no les has dado “tu lugar”. Hoy quería escuchar el último disco de Iván Ferriero, pero al final no lo he hecho. Me he dedicado a escuchar, otra vez, a Los Planetas, en concreto su disco “Contra la ley de la gravedad”. Y, hablando de una forma completamente superficial, me he dado cuenta de que de una forma inconsciente he cambiado la tristeza por el rencor. Ante el temor a caer, he decidido protegerme con lo que tengo.

Iván Ferriero me parece un genio de la música. Sé que somos muchos los que decimos que escucharlo nos “deprime”, y tal vez diciendo esto pueda parecer que nos quedamos en la superficie, que no sabemos entenderlo, porque realmente no creo que sea un artista triste. A mí con él (y con Los Piratas, por supuesto) me pasa algo que nunca me ha pasado con nadie: me gusta tanto que soy incapaz de escucharlo. Una contradicción algo absurda, pero que no puedo remediar.

Acabo de decidir escucharlo desde su página web (sí, hay artistas que se la juegan a la SGAE y venden discos). No sé lo que aguantaré, ya llevo dos canciones. Tal vez sea bueno en mi camino hacia mi reconstrucción, como diría Xoel (otro al que tengo algo de miedo). Sé que he de afrontar todo aquello que quiero. Aunque de vez en cuando me quede huyendo de la gravedad para no volver a caer en la tristeza.

Bueno, dejo una de las canciones que más me gustan de Los Piratas, tal vez la que más me cuesta escuchar, “Jugar con los coches”.

“Y sigo sin encontrar algo que me divierta…”

Y para intentar huir de la gravedad, otra de Los Planetas, “No ardieras”.

“En el castillo de donde las dan las tomas hay una cama reservada para ti…”





en los vértices del tiempo

18 05 2008

Siempre ha sido mi habitación. Mis recuerdos. Mi yo. Mi vida. El cajón en el que escondo recuerdos de hace demasiados años. De otros días. Últimamente se me abren puertas al escuchar esa música que marcaba el paso del tiempo de los momentos de mi vida. Hoy es otra noche tirada en mi cama,  escuchando. Escuchándome. Hoy he vuelto a los secretos de mi infancia, sin saber cómo. Me he vuelto a emocionar sin más. Estaba dormida. Y me gusta emocionarme, despertar. No quiero seguir durmiendo. Aunque sea melancolía quien me despierte.

Tenía sonidos olvidados. Esas voces que me desvelaban entre sueños…. Esas voces que he imaginado cuando no debía pensar. Tal vez ahora no esté donde debiera estar. O tal vez no debiera estar donde quisiera. Tal vez debería volver a ella sin pensar.

Seguramente toca volver atrás y empezar. Muy atrás. Antes de todo. Cuando vivía en mi habitación. Conmigo. En mi cajón.

 

PD. El vídeo se ve mal, el sonido no es el mejor… pero hay veces que la calidad técnica pasa completamente desapercibida.