se nos fue un abril más

30 04 2008

Otro mes que ha pasado casi sin darme cuenta. Llevo tres meses en los que no me ha dado tiempo a nada… o me ha dado para mucho, según se mire. El tiempo se me va de las manos y, poco a poco, creo que va llegando el momento. El momento en el que no sabré qué tengo que hacer. Esto se acaba, pero empieza otra etapa. Y ahí está el miedo, la incertidumbre y el vértigo mirándome a los ojos. Pero también hay algo parecido a la ilusión y muchos nervios. La incertidumbre, a veces, también es buena.

Aunque ahora sólo quiero calma…


 

“Abril florecía
frente a mi ventana.
Entre los jazmines
y las rosas blancas…”





borrón y cuenta nueva

2 01 2008

escurial.jpg

Al final equilibré mi balance y analizando las cosas friamente, creo que me ha salido hasta positivo. Y después de tanto balance y reflexión, sólo queda volver a empezar.

Y un año más, volví a acabar y empezar el año en mi pueblo. Salir, beber, el rollo de siempre. Y, cómo no, amigo invisible para acabar el año, que por tercera vez, me ha tocado a mí recibir los soldaditos (que no el soldadito… ) de Rubén (ya sabía yo que aún quedaban por algún lado). Gracias por el regalo tan currao y a todos por participar, ¡¡sois los mejores!! Cada noche vieja comparamos con las anteriores y cada uno tiene su percepción de una noche que suele ir desvariando un poco a medida que pasan las horas. Sin embargo, lo de empezar a beber por la tarde en el poli muertos de frío hay que patentarlo como tradición y, además, la cena de este año creo que ha sido una de las mejores. Éramos pocos, pero creo que eso hizo que estuviéramos más unidos. Me ha encantado reencontrarme con todos los que hemos estado allí, aunque haya faltado tanta gente, seguimos estando, que es lo que importa.

En fin, que ahora sólo queda volver a empezar, que no es poco.