Te odio

6 10 2010

Te escribo dormida entre mis canciones y tus letras. Tirada en mi cama entre mi guitarra y tus canciones. Tu eco. Tu voz. Tu odio. El mío. Sin pensar en nada. Entre las ilusiones y la decepción. Entre la fuerza que sale de mí, a veces, sin saber por qué. Sin saber de dónde. Y, sin embargo, me gusta verme así. Estoy fuerte. Me siento fuerte. Aunque, a veces, viva entre la tristeza que llega algunos días sin avisar. Entre la luz de otoño que aún llega por mi ventana.

Me veo. Sigo. Sin que nadie me cuide… qué más da. No lo necesito. No lo quiero.

Estoy.

Soy.